Archivo de la categoría: Entrevista

Francesco Tonucci: “La casa puede ser más peligrosa para el niño que la calle”

Toda la obra de este psicopedagogo es un alegato a favor de la independencia de los chavales. Impulsor de un exitoso programa para que los pequeños caminen solos al colegio, su ‘alter ego’ es Frato, un viñetista que reflexiona, sin dramatismo, sobre la educación.

Este psicopedagogo padre de tres hijos ha conseguido que miles de niños en el mundo vayan solos al colegio aprendiendo en ese trayecto casi tanto como en la escuela. En 1991, el italiano Francesco Tonucci (Fano, 1940) convenció al Ayuntamiento de su ciudad natal para iniciar el programa piloto Camino seguro, que instaba a los chavales a organizarse para ir juntos a la escuela. Hoy la exposición Imaginar la educación. 50 años con Frato le rinde homenaje en el Parque de las Ciencias de Granada. Frato es su seudónimo cuando dibuja tiras cómicas. Sus viñetas, sus libros –La ciudad de los niños o Cuando los niños dicen ¡basta!, ambos editados por la Fundación Germán Sánchez Ruipérez–, toda su obra es un alegato a favor de la independencia mental de los chavales y su regreso a las calles.

¿La calle es peligrosa porque no hay niños en ella?

Es una paradoja. Su presencia obliga a los adultos a tener cuidado. Son la seguridad más barata y sencilla.

¿Seguridad barata?

La seguridad producida a partir de medios defensivos es una manera de delegar nuestra responsabilidad. Se la cedemos a la cámara de vídeo o al guardia al que pagamos y la asumimos cuando cuidamos de los niños. Si yo fuera delincuente, sabría que un lugar en el que cuidan a los pequeños no es un buen territorio para actuar. El bandido necesita descuido, abandono, desconfianza, oscuridad y miedo. Por eso siempre recomiendo a los padres que dejen a los niños solos en la calle. Seguir leyendo Francesco Tonucci: “La casa puede ser más peligrosa para el niño que la calle”

“La economía feminista va más allá de la igualdad entre hombres y mujeres”

Cristina Carrasco Bengoa, investigadora en Economía Feminista, defiende que “la economía sólo considera el tiempo dedicado al trabajo de mercado” e ignora el trabajo de cuidados, realizado tradicionalmente por las mujeres. La economista propone un cambio radical de sistema, hacia un modelo “humano, que esté primero por la vida, que cuide a su población” y que no plantee desigualdades por ninguno de los ejes que existen

Andrea Pérez

Cree que la economía es la disciplina más reacia a todos los cambios. Cristina Carrasco Bengoa se retira de la docencia, pero su trabajo como profesora de Teoría Económica de la Facultad de Economía y Empresa de la Universidad de Barcelona (UB) ha dejado importantes publicaciones y un gran trabajo de investigación en economía feminista. Su facultad, aparte de una asignatura optativa sobre Mujeres, trabajo y sociedad, participa en el máster de Estudios de Género y ha conseguido recientemente un Doctorado en el mismo campo. Asimismo, se están planteando cambios desde algunos departamentos para enseñar economía en base a perspectivas alternativas al capitalismo.

¿La economía feminista persigue la igualdad entre hombres y mujeres?

Lo que llamamos economía del género es la búsqueda de igualdad, pero lo diferenciamos de economía feminista, con la que vamos más allá.

¿La búsqueda de la igualdad no es deseable en economía?

Es que la igualdad… ¿Qué quiere decir la igualdad? La igualdad no implica necesariamente un cambio de sistema. Además, cuando se habla de igualdad, aunque no se diga, se está planteando que las mujeres nos igualemos a los hombres en el mercado laboral. Mira los indicadores, siempre son: cuantas mujeres ahora participan en el mercado laboral, la brecha salarial, cuantas mujeres diputadas, cuantas mujeres técnicas de no sé qué, directivas… Yo nunca he visto indicadores de igualdad que digan cuantos hombres planchan las blusas de sus mujeres o cuantos hombres cuidan a su abuela que tiene alzhéimer. Estos no aparecen como indicadores de igualdad. Seguir leyendo “La economía feminista va más allá de la igualdad entre hombres y mujeres”

“Nos encontramos ante el final de las energías fósiles”

El sociólogo y economista Jeremy Rifkin (Denver, 1945) predijo el fin del trabajo mucho antes de que todos los ‘think tanks’ del mundo

entrevsita el pais 25julio16El sociólogo y economista Jeremy Rifkin (Denver, 1945) predijo el fin del trabajo mucho antes de que todos losthink-tanks del mundo anunciasen que las máquinas iban a ocupar la mayoría de los puestos de trabajo en la industria. También fue el gran gurú de lo que llama ‘la tercera revolución industrial’, basada en las energías sostenibles y las consecuencias de Internet como la economía colaborativa. Ha trabajado como asesor de numerosos gobiernos, desde China hasta Alemania o España, y también con la Unión Europea. Es autor de casi 20 libros pero, sobre todo, es una de las voces más respetadas en el mundo por lo atinado de sus predicciones. Ha publicado recientemente La sociedad de coste marginal cero (Paidós), donde augura un futuro de energía gratuita que cambiará por completo el modelo de producción y, con ello, la sociedad. Pero no lo plantea como una utopía, sino como una realidad inminente. La entrevista tiene lugar en Dallas, durante el congreso internacional del World Travel & Tourism Council (WTTC).

Pregunta: Sostiene que en poco tiempo tendremos energía gratuita. ¿Cree que los gigantes de la energía permitirán que eso ocurra?

Respuesta: En el punto en el que estamos es irrelevante lo que estos gigantes digan, porque esto ya está ocurriendo. La segunda revolución industrial ya ha tocado techo y está en pleno declive. El elefante en la habitación es el cambio climático: nos enfrentamos a transformaciones radicales en el planeta en los próximos 50 años, no en dos siglos. Necesitamos un nuevo planteamiento económico y debemos enfrentarnos a la pregunta fundamental sobre cómo producimos.

P: ¿Esta tercera revolución se parece en algo a las anteriores?

R: En todos los grandes cambios económicos han convergido tres factores: el primero son las comunicaciones; el segundo, las nuevas fuentes de energía que impulsan la economía; y el tercero, innovadoras formas de transporte que son más eficaces. Así, la segunda revolución industrial nació en Estados Unidos con la electricidad centralizada, el teléfono, la radio y la televisión, y el petróleo barato de Texas. Henry Ford puso a todo el mundo en la carretera. Esto se prolongó durante un siglo, pero en julio de 2008 todo se vino abajo cuando el precio del crudo alcanzó su máximo histórico, 147 dólares el barril. La economía se vino abajo porque todo dependía de las energías fósiles y nucleares. Con los precios actuales, estas empresas no son competitivas, no se pueden sostener por debajo de los 40 dólares el barril, todas van hacia la bancarrota. Hemos llegado al final de esa segunda revolución industrial, basada en las energías fósiles. Seguir leyendo “Nos encontramos ante el final de las energías fósiles”

Habrá que sentarse con FCC, pero “esto es un atraco a mano armada”

Este fin de semana, la periodista Patricia Vidanes, del Canarias7, publica un entrevista al Alcalde de Santa Brígida, José Armengol, en la que entre otros temas, habla de mamotreto. Armengol no duda en calificar las pretensiones de FCC  como un “atraco a mano armada” al pueblo de Santa Brígida, 

entrevista jose feb2016¿Cuál es el balance de estos meses de gobierno en Santa Brígida?

—Por un lado, toca el proceso de adaptación de un grupo de gobierno formado por cinco partidos; y creo que la apuesta que hemos hecho por trabajar por los objetivos del municipio hace superar las diferencias ideológicas o de principios. Así que lo principal es sacar al municipio de Santa Brígida del estado en que se encontraba, debido a la improvisación y previsión en los programas a desarrollar a lo largo de una legislatura. Y uno de los retos es intentar acabar con esa situación de improvisación. Claro, que hay lastres. Como la Sociedad Municipal de Deportes, desde el 2012 en situación de pérdidas, mientras las auditorías externas indicaban la necesidad de un plan de saneamiento que no se había desarrollado, y con las instalaciones en abandono.

—¿Verán los vecinos la solución durante este mandato?  (del mamotreto)

—Tenemos ese reto sobre la mesa. Esto seguirá siendo un proceso judicial tedioso, teniendo en cuenta que la UTE nos ha puesto otra demanda. Nosotros vamos a responder a la demanda judicial, sin caer en desacato, lo cual no quiere decir que no sigamos intentando otras acciones. Y nos tendremos que sentar con FCC, para buscar una solución que le genere el menor perjuicio al Ayuntamiento, pero siempre teniendo en cuenta que esto es un atraco a mano armada.

TODA LA ENTREVISTA EN PDF

Zygmunt Bauman: “Las redes sociales son una trampa”

  • Es la voz del ‘precariado’. El sociólogo denuncia la desigualdad y la caída de la clase media. Y avisa a los indignados de que su experimento puede tener corta vida

Articulo seleccionado por Ando Sataute…  de Ricardo de Querol (elpais-cultural)

Acaba de cumplir 90 años y de enlazar dos vuelos para llegar desde Inglaterra al debate en que participa en Burgos. Está cansado, lo admite nada más empezar la entrevista, pero se expresa con tanta calma como claridad. Se extiende en cada explicación porque detesta dar respuestas simples a cuestiones complejas. Desde que planteó, en 1999, su idea de la “modernidad líquida” —una etapa en la cual todo lo que era sólido se ha licuado, en la cual “nuestros acuerdos son temporales, pasajeros, válidos solo hasta nuevo aviso”—, Zygmunt Bauman es una figura de referencia de la sociología. Su denuncia de la desigualdad creciente, su análisis del descrédito de la política o su visión nada idealista de lo que ha traído la revolución digital lo han convertido también en un faro para el movimiento global de los indignados, a pesar de que no duda en señalarles las debilidades.

Este polaco (Poznan, 1925) era niño cuando su familia, judía, escapó del nazismo a la URSS, y en 1968 tuvo que abandonar su propio país, desposeído de su puesto de profesor y expulsado del Partido Comunista en una purga marcada por el antisemitismo tras la guerra árabe-israelí. Renunció a su nacionalidad, emigró a Tel Aviv y se instaló después en la Universidad de Leeds, que ha acogido la mayor parte de su carrera. Su obra, que arranca en los años sesenta, ha sido reconocida con premios como el Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades de 2010, junto a su colega Alain Touraine.

Se le considera un pesimista. Su diagnóstico de la realidad en sus últimos libros es sumamente crítico. En ¿La riqueza de unos pocos nos beneficia a todos? (2014) explica el alto precio que se paga hoy por el neoliberalismo triunfal de los ochenta y la “treintena opulenta” que siguió. Su conclusión: que la promesa de que la riqueza de los de arriba se filtraría a los de abajo ha resultado una gran mentira. En Ceguera moral (2015), escrito junto a Leonidas Donskis, alerta de la pérdida del sentido de comunidad en un mundo individualista. En su nuevo ensayo vuelve a las cuatro manos, en diálogo con el sociólogo italiano Carlo Bordoni. Se llama Estado de crisis y trata de arrojar luz sobre un momento histórico de gran incertidumbre. Paidós lo publica en España el día 12.

Bauman vuelve a su hotel junto al filósofo español Javier Gomá, con quien ha debatido en el marco del Foro de la Cultura, un ciclo que celebrará su segunda edición en noviembre y trata de convocar en Burgos a los grandes pensadores mundiales. Él es uno de ellos.

PREGUNTA. Usted ve la desigualdad como una “metástasis”. ¿Está en peligro la democracia? Seguir leyendo Zygmunt Bauman: “Las redes sociales son una trampa”